Buscar
  • Dra. Cristina Cortés

Lo INADECUADO de pedir consulta por whatsapp o Facebook.


Whatsapp ha emergido en los últimos años como una extraordinaria herramienta de comunicación predominantemente por escrito. Es útil para establecer una comunicación diferida, compartir archivos y fotografías, y permite que el usuario pueda aprovechar su tiempo trabajando o realizando otras actividades mientras a la vez se mantiene comunicado.

Sin embargo, el viraje de la comunicación más directa, como lo puede representar un entorno presencial o una llamada telefónica hacia mensajería instantánea por escrito, ha revolucionado las expectativas de las personas.

Desde el punto de vista asistencial, el whatsapp permite una comunicación más estrecha con el paciente en casos administrativos e incluso para aclarar dudas menores, PERO no debería ser considerado un medio de consulta a través del cual enviar fotografías para solicitar un diagnóstico dermatológico o una sugerencia médica por ejemplo, de un producto. Las razones son las siguientes:

1.- La razón más importante es el riesgo que corre el médico al no proveérsele de un entorno completo de la enfermedad dermatológica o necesidad estética del paciente. El médico requiere conocer de cerca al paciente, observar su piel, palparla, enterarse de las expectativas claras del paciente, conocer a fondo sus antecedentes médicos y alergias, entre otros. La consulta presencial es esencial para aclarar dudas sobre el diagnóstico certero del paciente (así sea el diagnóstico de un cáncer de piel o el diagnóstico de fotoenvejecimiento moderado). Ante este entorno limitado que ofrece whatsapp, la consulta médico paciente (que estrictamente NO lo es por whatsapp) corre el riesgo de errar en el diagnóstico y por lo tanto de ofrecer un tratamiento que o bien no confiera mejoras o bien perjudique al paciente.

2.- Muchos pacientes consideran que el diagnóstico dermatológico, al ser primordialmente visual, puede eximirse de una consulta formal y ser reemplazado de forma exitosa por una fotografía. Si bien una fotografía puede orientar al dermatólogo, se está dejando de lado la anamnesis y exploración completa, que incluye palpar la piel, hacer pruebas con dispositivos de apoyo, etc.

3.- Un dermatólogo es un profesional de la salud. Necesita conocer por ejemplo la profundidad de sus arrugas, los medicamentos previos que usted ha aplicado, sus expectativas de cambio y explicarle las opciones terapéuticas a detalle. Al ser el dermatólogo un profesional, recuerde que al consultarlo o emitir cualquier tipo de consejería individualizada, está trabajando y este trabajo como el de cualquier otro especialista (digamos un cardiólogo) merece ser remunerado. Los dermatólogos somos médicos éticos que vivimos de resolver problemas de la piel, efectuar diagnósticos y proponer a nuestros pacientes alternativas de mejora. Un dermatólogo para afianzar su cédula de especialista cursó al menos 12 a 14 años de estudios universitarios y de posgrado, reconozca su esfuerzo y su grado de conocimiento, respetando los honorarios que merece su consulta.

4.- El paciente cree que porque algunas consultas dermatológicas son breves, éstas podrían ser reemplazadas por una consulta en redes sociales, porque no “requerirían” el pago de una consulta presencial tan rápida. Recuerde que el ojo entrenado de su dermatólogo tiene como respaldo muchísimos años de preparación, para poderle resolver en 5 a 20 minutos un problema que a usted le costaría muchos millones de pesos en pagos educativos y como comentábamos en el punto 3: muchos años en universidades y hospitales.

5.- Las lesiones en dermatología se parecen. Un molusco contagioso puede ser fácilmente confundido por un médico con una mala fotografía o un cuadro clínico incompleto con una varicela. Este grave error impactaría en un diagnóstico erróneo, con un tratamiento equivocado y complicaciones serias.

6.- Aunque su inquietud dermatológica sea más bien estética, también requiere una consulta. La constitución cutánea de cada persona es diferente y requiere primero que nada un diagnóstico del cual partir para ofrecer un tratamiento ajustado.

7.- No caiga en el error tampoco de pedir consejos específicos por medicamentos porque a un hermano o amigo “le ayudaron”, un médico lo podrá orientar, pero jamás debería emitir un tratamiento formal si no es posterior a una consulta.

No ponga en riesgo su salud por confiar en las redes sociales, por ahorrarse el costo de una consulta o por evitarse acudir al médico. Si bien habemos médicos que proporcionamos a nuestros pacientes nuestro número personal, es con la finalidad de solucionar dudas sobre el tratamiento YA dado en consulta, para orientar acerca de dudas específicas o permitirle al paciente sentirse con la confianza de consultar a su dermatólogo en caso de algún efecto secundario asociado al tratamiento. Todo esto sin embargo, siempre es mejor hablarlo en el consultorio o al menos de forma telefónica.

__________

Dra. Cristina Cortés Peralta | Dermatología Monterrey

Tel. 22 30 76 22

Río San Lorenzo 619, Fuentes del Valle, San Pedro Garza García, NL.

#Consultaporwhatsapp #ConsultaDermatología #ConsultaenRedesSociales #Whatsapp #Facebook

317 vistas0 comentarios